fbpx

Lo importante que son los reductores de velocidad GNR en las vialidades y las soluciones que brindan a comparación de otros materiales

Cada vez en flujo vehicular es más constante en la CDMX, debido a la flexibilidad financiera que brindan las agencias u otras empresas para adquirir un carro.

Derivado a esto las afectaciones por el tráfico vehicular van en crecimiento, ocasionando problemas laborales, conflictos entre conductores, colisiones automovilísticas, entre otras.

En la República Mexicana en los últimos años se ha estado trabajando en el desarrollo y seguridad vial, instalando en calles principales y secundarias equipos de moderación de velocidad y flujo vehicular, entre estas herramientas se encuentran:

De acuerdo con el IMPS (Instituto Nacional de Salud Pública), México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial y el tercer en la región de América Latina es siniestros viales (https://url2.cl/B4cXU). Esto se debe al nulo desarrollo en la seguridad vial.

La mayoría de los accidentes se deben a la ineficiencia de herramientas viales y la ignorancia de parte de los conductores al no conocer el reglamento de tránsito. En México para obtener una licencia de conducir es sencillo, solo es cuestión de tramitar documentación y pagar por la misma. Sin antes tener algún curso de manejo aprobado que, de alguna manera verifique conciencia y educación vial.

El enfoque que GNR tiene hacia la seguridad vial radica en los estacionamientos, al fabricar productos reciclados derivados del hule de llanta. Mismos que ofrecen una alta integración, gran resistencia y prolongación de vida superior a otros dispositivos.

La elaboración de reductores de velocidad facilita la implementación de medidas de seguridad vial en cualquier calle, el objetivo del Easy Rider y del Safety Rider es el moderar la velocidad de transito vehicular en zonas de alto flujo transeúntes o evitar ligeros accidentes en accesos vehiculares.

 La diferencia que puedes observar con nuestros productos con construcciones tradicionales (concreto) son las siguientes:

Tiempo de desarrollo e implementación: si en una vialidad se requiere moderar la velocidad por cualquier situación, de momento piensas en un tope de concreto, sin dimensionar los daños presentes y futuros que se pueden causar.

La construcción de un tope reductor de concreto demanda un cierre parcial de un tramo de la calle, por su proceso de elaboración que conlleva, a su vez, al terminar la obra, se requiere el cierre de la calle para que los materiales se solidifiquen y no creen deformación. Esto genera un aproximado de 8 horas de desarrollo tomando en cuenta una calle de 4 metros y si el clima es favorable.

En cambio, en los reductores de velocidad GNR su instalación es eficiente, ambos reductos son modulares, haciendo de su instalación práctica y sin cierre total de la calle. Al término de la instalación, los dispositivos ya pueden ser utilizados sin problema.

La instalación de cada modular se lleva un tiempo aproximado de 15 minutos, llevando a cabo el proceso con 2 personas.

Aditivos en el producto: En los topes de concreto después de ser construidos, es necesario hacer otro gasto para el pintado de este, cerrando parte de la vía para la ejecución del trabajo.

GNR en los reductores de velocidad te ofrece cinta reflejante amarilla vulcanizada visible a unos metros de distancia y los ojos de gato, la cual su función de estos es el destellar la luz que emiten los faros de los automóviles y hacen visible el producto sin importar las condiciones de la ubicación.

Eficiencia, calidad, resistencia, durabilidad y más encuentras en GNR. Si deseas saber más sobre los productos, visita el apartado de productos donde podrás visualizar a detalle las características de cada uno o puede ponerte en contacto con algún ejecutivo de venta.